MAMÁ MAGA

Hoy estaba mirando mi Facebook, cuando me he encontrado con un vídeo de un parto. Y me ha sorprendido el no haber sido capaz de ver más de un minuto del mismo. ¡Me he puesto a llorar!

Después de descargar lágrimas,  me he parado a pensar lo extraño de la reacción ya que tengo dos hijas de seis meses y dos años respectivamente.

Quizás sea porque me he dado cuenta de lo fuerte que es una mujer que se convierte en madre. Desde que se queda embarazada el bebé se está nutriendo de su cuerpo. Parece magia pero tú, madre, eres la que le das la vida a través de la tuya. Tú eres la Maga. Y una vez que nace, sigue bebiendo tu vida a través de la lactancia.

O quizás esa reacción mía haya sido fruto de mi decisión de no tener más hijos. El parto, quizás sea la cosa más dolorosa (físicamente hablando) a la que se pueda enfrentar una persona pero el darme cuenta de que no volvería a pasar por eso nunca más me ha hecho llorar. Y en ese momento he sido realmente consciente de lo que puede padecer una mujer que no puede ser madre aunque sea lo que más quiere en este mundo. El no poder sentir crecer en su vientre al fruto de su pareja y suyo debe ser muy duro.

Pero las madres que no pasan por el parto, las que finalmente adoptan, obtienen su hijo pasando por muchísimo más dolor que el del parto y tardan mucho más de nueve meses. La magia también es aguantar psicológicamente todo ese tiempo siendo evaluado continuamente y no desistir por el amor a sentirse madre.

Y que no se nos olvide que una madre aparte de ser maga es muchísimas cosas más: cantante, maestra, psicóloga, médica, cocinera, payasa, lavandera… El darle la vida es sólo la primera fase, y quedan muchísimas más.

Ánimo a todas esas parejas que están inmersas en esa larga aventura de convertirse en padres adoptivos.

Ser madre

mujer-triste-prueba-embarazo

 

Soy una chica de 31 años  que con esto sólo intenta poder ayudar a parejas que están pasando por lo que yo he pasado.

Soy Nany y con 31 años llevo buscando a un pedacito de mí desde hace seis. Me casé muy joven, 24 años. Empezamos a buscar cuando no llevábamos ni uno de casados, me encantan los niños y no sé por qué pero siempre pensé que no podría tener hijos. Todo empieza con ilusión, va pasando un mes tras otro y aunque nunca llega, todos estos meses siento todos y cada uno de los síntomas de un embarazo. Mentalmente es muy agotador.

Nunca escondí mi problema, creo que es un error esconderlo, esto me vino bien aunque su parte mala es escuchar que siempre hay alguien que conoce a alguien que lo ha conseguido, pero no nos equivoquemos, no siempre se consigue.

Es doloroso y hay que pasar el luto de no poder ser madre biológica, pasas por varios ginecólogos y lo único que hacen es saturarte de hormonas hasta provocarte calores como si tuvieras la menopausia , ansiedad,etc…No olvidemos que están hormonándonos.

Al no ver solución lo próximo es hacerte pruebas hasta sentirte como un conejillo de indias, no entiendes nada.  Una de esas pruebas fue HISTEROSALPINGOGRAFIA (limpiar las trompas) para mí, el principio del fin. Me produjo una peritonitis en mi órgano reproductor, al igual que  dolores que me recordarán toda la vida lo que pasé. Me sometí  a 4 in vitro, en la segunda me quedé embarazada  y lo perdí, mis trompas lo expulsaron. Las dos siguientes fueron de mal en peor, muy dolorosas porque me sometí a una intervención quirúrgica en la cual me extrajeron las dos Trompas de Falopio. Sólo las personas que pasan por esto saben de lo que estoy hablando. Yo siempre lo comparo con una pérdida, el primer paso es llorar, no creértelo, contarlo como si fuera una historia que no tiene nada que ver contigo. Después sólo quieres buscar respuestas, pelear por ser MADRE y poner en riesgo tu cuerpo para lo que sea necesario. Todo vale por conseguir ser MADRE, gastas lo que no tienes para  ver crecer tu barriga y darle un hijo a tu marido. Después empieza la locura, el  agobio en el pecho y no querer conformarte. Te molesta que te cuenten historietas de que la vida sigue, que lo conseguiré.  Siempre estaba cansada porque mi cuerpo siempre estaba en tensión, era como estar corriendo sin luz y cuando la ves, saltas y te caes y otra vez a oscuras.  Aunque riera, mi cuerpo siempre estaba corriendo por dentro. Llegas hasta querer sentir el dolor del parto porque necesitas sentir hasta lo peor de esa experiencia.

No tengo hijos, pero los quiero. He luchado tanto por tenerlos que ya lo siento en mi corazón; no sé cómo explicarlo, pero es así. He vivido tanto buscándolo que ya es como si los tuviera, la frase, “Otro año buscándote”, retrata mis sentimientos.  Es como si estuviera ahí y sólo hay  que buscarlo.

Para la pareja  solo decir que hay que aguantar, que nuestro cuerpo y mente se vuelven locos.  Yo sólo quería cariño y compresión y gracias a Dios lo conseguí (gracias cariño).

No me siento culpable por no poder quedarme embarazada, es normal sentirse en determinados momentos mal, sentir que no sirves como mujer e incluso despreciarte; es normal. Pero no es verdad, te ha tocado al igual que a otras personas  les toca otra cosa y no hay nada más ¿Cómo podemos pensar eso de nosotras? Sin ser madre, ya lo damos todo por ellos, nuestro cuerpo y nuestra vida. Eso hay que valorarlo.

Por lo que se pasa no lo sabe nadie y cada vez que vas al ginecólogo te manda más pruebas, te pinchas más hormonas y  tienes dolores aunque siempre obtengas un no por respuesta,  tú, como futura madre, no dejas de luchar. VALORÉMOSLO.

Se puede ser MADRE, sin tenerlo en tu barriga.  Hay que digerirlo, pensarlo y sentirlo; cierra los ojos y piensa cuál es tu deseo.

Llorarás, dirás que no se parecerá a ti, a tu marido, tu padre, tu madre,  tu familia… Eso es muy duro pero sí se parecerá a ti y a los tuyos, porque tú lo criarás y  él se fijara en ti  y en los tuyos como lo haría un hijo biológico.

No olvides que él te buscará como si no hubiera nadie más, porque tú, SU MADRE, lo proteges y  quieres. Eso es ser madre, y lo eres. A mí me  ha costado llegar a esto, pero he llegado. Estoy esperando a mi hijo como lo espera una mujer embarazada, arreglando su cuarto, lo imagino corriendo por aquí y lo que más añoro es escucharle decir papá, porque se lo merece.

Nany Rodríguez

Cuento mi historia para ayudar a gente que está pasando por la misma situación. Si quieres compartir tu experiencia o quieres plantear alguna duda, escribe abajo o manda un e-mail a info@menudopeque.com.

Cambios en el cuerpo de la embarazada

primer-mes-de-embarazo

 

Hoy os voy a contar los distintos síntomas que la mayoría de las mujeres nota cuando queda embarazada. Pero no olvidéis que cada embarazo es un mundo. Yo misma he visto la diferencia entre mi primer embarazo y este segundo.

- Falta de regla: este síntoma es el que toda mujer asocia al embarazo pero hay otras circunstancias que pueden producir amenorrea (falta de regla). Confirma siempre haciéndote un control o yendo al médico. También se puede dar el caso contrario: que se tenga una regla poco abundante aunque se esté embarazada, debido a la implantación del óvulo en el útero. Aunque no es lo normal.

- Náuseas, vómitos y mareos: como ya he dicho, cada embarazo es diferente pero como norma general, estos síntomas suelen desaparecer a los tres meses y a cada mujer le aparecen de manera distinta. Normalmente aparecen por la mañana, si es tu caso, te dejo un consejo que me funcionaba a mí: antes de bajarme de la cama, me tomaba una galleta o cualquier cosita pequeña, me quedaba un poquito más en la cama y cuando me levantaba estaba mucho mejor. También hay mujeres a las que estas molestias les aparecen al final del día. Yo os aconsejaría comer a menudo pero poquita cantidad. A mí me funcionaba. Si no es tu caso, consulta con tu médico porque hay medicamentos que puedes tomar que no perjudican al bebé y te ayudarán mucho.

- Aumento de volumen de pecho: Este síntoma se puede apreciar desde que te quedas embarazada. Es curioso porque yo creía que sería un síntoma que apreciaría al final del embarazo. Pero no es así, el estrógeno y la progesterona  están preparando nuestras mamas para la lactancia materna desde el principio. Pueden doler también pero no os preocupéis porque con el paso de los meses irán doliendo menos, eso sí, los tendréis más sensibles. Hacia el segundo trimestre notaréis que los pezones se ponen más duros, se agrandan y toman un tono más oscuro, no os preocupéis, es normal.

- Rinitis: muchas mujeres cuando quedamos embarazadas pensamos que nos hemos resfriado por la presencia de más mucosidad. Pero no es un resfriado, este síntoma se debe al estrógeno que inflama las fosas nasales y crea moco.

- Retención de líquidos: hay mujeres que notan cómo se les hinchan los tobillos y las muñecas. En mi caso, no apareció este síntoma.

- Cansancio y sueño: es increíble lo cansada que se puede sentir una mamá en el primer y último trimestre sobre todo. Que ocurra al final lo comprendes por el peso excesivo, pero ¿al principio? Al comienzo del embarazo que casi todavía no te has notado ningún síntoma, no comprendes por qué puedes estar tan agotada. La respuesta está en todo lo que tu cuerpo está trabajando. Está haciendo un millón de cambios internos que tú no notas pero que son necesarios para que nuestro cuerpo albergue a nuestro bebé durante los nueve meses de gestación. Y sobretodo está produciendo sangre adicional para llevar a cabo el crecimiento del bebé dentro de nosotras. Descansa todo lo que puedas, tu cuerpo te lo agradecerá. Y si necesitas ayuda, solicítala a los que te quieren. Ahora tú tienes que cuidarte.

- Incapacidad de concentración: yo me encontraba muy olvidadiza e incapaz de concentrarme en muchos momentos. Estos síntomas pueden ser por causa de la fatiga, de las hormonas del embarazo y de las emociones que trae consigo el estar embarazada.

- Aumento de frecuencia en la necesidad de micción: Este es un síntoma que yo no esperaba encontrar hasta el final del embarazo pero se nota desde el principio. Esto se debe a que el útero, aunque no se pueda apreciar todavía, está creciendo y presionando la vejiga, y el aumento de hormonas como el estrógeno y la progesterona hacen el resto. Siento decirte que no dormirás una noche entera en muchos meses.

- Ardores en el estómago: se deben a que las hormonas del embarazo desaceleran el proceso digestivo para darle al cuerpo más tiempo para absorber los nutrientes. Por eso los alimentos permanecen más tiempo en el estómago, y puede aparecer la acidez
estomacal. Ten cuidado con las comidas copiosas. Es mejor comer más a menudo en cantidades más pequeñas. Yo los notaba sobretodo al final del día. Yo lo pasé fatal con los ardores hasta que consulté con mi médico y me dijo que existen medicamentos que no afectan al feto y te ayudarán con este molestísimo síntoma. Consulta con tu médico.

- Estreñimiento y gases: es debido a una digestión más lenta producida por el aumento de progesterona. Para evitarlo, toma mucha agua, alimentos ricos en fibra y mantente activa.

- Cambios de humor: yo creía que estaba en una noria. Lo mismo era super feliz que me encontraba llorando, casi sin saber el motivo. Se debe a los cambios hormonales. Es importante que tu pareja esté al tanto de todos estos cambios para comprenderte cuando necesites un abrazo o unas palabras de cariño. Estos cambios de humor suelen aparecer en el primer y tercer trimestre con más relevancia.

- Manchas en la cara: hay mujeres a las que se les mancha la cara debido al factor hormonal alterado. Si evitas el sol y te proteges con una crema de 50+ evitarás que te salgan. Yo tomé por costumbre ponerme la crema al salir a la calle y no lo noté mucho.

- Aparición de estrías: La piel de la barriga y el pecho se estira y pueden aparecer picores. Los picores pueden ser señal de que la piel necesita hidratación. Aplícate a menudo crema hidratante o crema antiestrías por los senos, la barriga, los muslos…

- Dolores de espalda e incluso ciática: lo notaremos sobretodo en el tercer trimestre debido al aumento de peso. El ejercicio os vendrá bien para mitigar estos dolores ya que fortaleceremos los músculos de la espalda y nos ayudará a soportar mejor ese exceso de peso. Pregunta si en tu ciudad hay actividades acuáticas especiales para embarazadas, a mí me vinieron muy bien.

Dificultades para respirar. Hacia el último mes de embarazo, podemos sentir dificultades para respirar al hacer ejercicio o al estar recostadas. Esto ocurre porque el corazón ha de latir más deprisa para bombear la sangre hacia la placenta.

- Pesadillas: en mi caso aparecieron pesadillas en el último trimestre. No siempre tenía que ver con el bebé ni el embarazo, pero esto se debe a la presión y el miedo que sientes por lo que viene.

¿Quieres dejar escrita tu experiencia? Las demás mamás lo agradecerán.

 

¿Qué esperar si voy a adoptar?

adopcion

Una de las preguntas que cualquier pareja se hace cuando quiere adoptar a un niño es ¿qué puedo esperar si adopto? ¿con qué problemas me puedo encontrar? ¿qué características tendrá el pequeño?

Las familias adoptivas tienen que tener muy presente que tienen que ser muy fuertes y deben estar muy unidos entre ellos.

¿A qué se debe este consejo? Los menores susceptibles de adopción son niños que quizás hayan sufridos malos tratos o hayan sido abandonados y seguramente han sufrido circunstancias dolorosas o traumáticas. Por ello las familias adoptivas tienen que tener las capacidades, actitudes, y entusiasmo necesario para hacer frente a ciertas características que se pueden presentar en estos menores,  como: dificultades para sus relaciones sociales, déficit en su desarrollo afectivo, dificultades cognitivas, problemas de apego, trastornos de conducta, etc.

Por todo esto, la Administración, debe conocer muy bien a las familias mediante visitas, tests psicológicos, etc. y hacerles conocedores de estas circunstancias especiales.

La familia adoptiva debe ser capaz de recibir en su casa a un nuevo miembro e integrarlo con la mayor rapidez y efectividad posible, haciendo suyo el hogar y cubriéndole todas las necesidades afectivas y psicológicas. Y deben respetar el derecho de los menores a conocer su historia familiar y personal, así como a buscar a sus padres u otros familiares biológicos.

¿Qué opinas sobre este tema? Todos los comentarios son bienvenidos. Entre todos aprendemos más y conocemos experiencias vividas. Gracias.

Niña con tres años dona su pelo para niños con cáncer

Gracias a Internet, en mi opinión estamos muchas veces sobre informados pero cuando llega a mí un vídeo como este, doy gracias a que pueda llegar a todo el mundo.
Porque esta pequeña de tan sólo tres años me ha llegado al corazón.
Ha visto imágenes de niños enfermos de cáncer y ha decidido donar su pelo para que se puedan hacer pelucas con él y estos pequeños no tengan que sufrir. Su tito es el encargado de hacer el corte del pelo de su muñeca y el suyo para luego enviarlo para que puedan hacer pelucas.
Increíble la dulzura de la pequeña que nos está dando una gran lección a todos. Ella sacrifica lo poco que tiene para que los demás estén contentos.

Artículos de bebé de segunda mano en estado casi perfecto

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 651 seguidores